Invisible a los ojos

Capítulo 18

El principito atravesó el desierto y no encontró más que una flor. Una flor de tres pétalos, una flor insignificante…
—Buenos días —dijo el principito.
—Buenos días —respondió la flor.
—¿Dónde están los hombres? —preguntó cortésmente el principito.
La flor un día había visto pasar una caravana:
—¿Los hombres? Creo que existen seis o siete. Los vi hace años. Pero nunca se sabe dónde encontrarlos. El viento los esparce. Les faltan raíces y eso los molesta mucho.
—Adiós —dijo el principito.
—Adiós —dijo la flor.

Ilustración de

Ver portfolio

Todas las
ilustraciones